beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements
Condiciones

Omega 3, vitamina B y la enfermedad de Alzheimer

14 Agosto 2017

El cerebro humano es un sistema maravillosamente complejo que requiere una amplia gama de nutrientes para funcionar correctamente. La inteligencia, la memoria, el comportamiento y la concentración están influenciados por la propia nutrición del cerebro. Ya seas joven o mayor, nuestro estado nutricional desempeña un papel fundamental en la determinación del estado de nuestras funciones cerebrales.

Uno de los problemas de la investigación médica es la obsesión por identificar el impacto de factores individuales y su impacto en la salud humana. Cuando se trata de la nutrición y el cerebro, este tipo de línea de investigación podría ser un enfoque absurdo. Un estudio de la Universidad de Oxford destaca lo importante que es buscar la interacción entre solo dos nutrientes clave del cerebro —los ácidos grasos omega 3 y las vitaminas del grupo B— y su capacidad para prevenir el deterioro mental relacionado con la edad.

Nutrición del cerebro

Una gran colección de evidencia científica ha demostrado que la inteligencia, la memoria, el comportamiento y la concentración están influenciados por una nutrición cerebral apropiada. Pero, en su mayor parte, esta investigación ha examinado los factores individuales y no sus interacciones. Por ejemplo, se realizó un estudio en 2014 en el Departamento de Neurociencias Clínicas de Oxford con 156 pacientes mayores que tenían deterioro cognitivo leve y un alto riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer. Los pacientes fueron divididos en dos grupos: un grupo tomó un suplemento diario con 800 microgramos de ácido fólico, 20 miligramos de vitamina B6 y 500 microgramos de vitamina B12; el otro grupo tomó un suplemento de placebo.

Antes y durante el periodo de prueba, los investigadores usaron imágenes por resonancia magnética (MRI) para medir los niveles de atrofia de la materia gris en el cerebro de los pacientes. La atrofia (disminución) de la materia gris es un signo de la progresión de la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.  

Al finalizar el estudio de dos años, los investigadores encontraron que los que recibieron el suplemento de vitamina B tenían cerca de siete veces menos atrofia que los del grupo del placebo. Los investigadores también encontraron que aquellos en los que la reducción de la materia gris se había reducido más rápido tenían niveles más altos de homocisteína, y aquellos con niveles más altos de homocisteína al comienzo recibieron el mayor beneficio de darles el suplemento de vitamina B.

En sus conclusiones, los investigadores declararon: «nuestros resultados muestran que tomar suplemento de vitamina B puede retrasar la atrofia de las regiones específicas del cerebro que son un componente clave en el proceso de la enfermedad de Alzheimer y que se asocian con deterioro cognitivo». 

Otro factor nutricional clave para la función apropiada del cerebro podrían ser los ácidos grasos de cadena larga omega 3 EPA y DHA que se encuentran en el pescado y suplementos de aceite de pescado. La importancia de los ácidos grasos omega 3 para la función cerebral se relaciona con su papel en la composición de fosfolípidos de las membranas celulares nerviosas. Los estudios han demostrado que la EPA y la DHA podrían influir en: 

  • La fluidez de las membranas celulares cerebrales
  • La síntesis de neurotransmisores
  • La unión entre neurotransmisores
  • La transmisión de la señal
  • La actividad de las enzimas clave que descomponen los neurotransmisores como la serotonina, la epinefrina, la dopamina y la norepinefrina

Los estudios clínicos con suplementos de EPA + DHA provenientes de aceites de pescado en pacientes con una variedad de problemas psicológicas como depresión y trastorno de déficit de atención (ADD) validan la importancia de los suplementos para aumentar los niveles de EPA + DHA. Los aceites de pescado también parecen ser importantes en la protección contra el deterioro mental relacionado con la edad y la enfermedad de Alzheimer.

Aumentar los beneficios de la vitamina B

Mientras que la investigación ya ha establecido que los suplementos de vitamina B y los ácidos grasos omega 3 pueden ayudar al lento deterioro mental en las personas mayores con problemas de memoria, la interacción entre estos dos enfoques nutricionales ha sido menos examinada. Un equipo internacional liderado por la Universidad de Oxford y la Universidad de los Emiratos Árabes Unidos encontró que tener niveles más altos de ácidos grasos omega 3 en el cerebro podría aumentar los beneficios de las vitaminas B en la función cognitiva leve.

El equipo estudió a más de 250 personas con deterioro cognitivo leve (DCL) en Oxford. El DCL refleja una etapa intermedia entre el declive cognitivo esperado del envejecimiento normal y el declive más grave de demencia. Las personas con deterioro cognitivo leve pueden tener problemas con la memoria, el lenguaje, el pensamiento y el juicio, pero generalmente no en un grado para causar problemas significativos en su vida cotidiana y las actividades habituales.

El deterioro cognitivo leve puede aumentar el riesgo de progresar más adelante a la enfermedad de Alzheimer o hacia otras demencias, pero no todo el mundo con DCL progresa hacia la demencia. 

Al inicio del estudio, cada persona recibió una serie de pruebas para medir su cognición y se le realizó un examen de sangre para determinar los niveles de los ácidos grasos omega 3, EPA y DHA en la sangre. Los participantes se dividieron en dos grupos seleccionados al azar, que recibieron un suplemento de vitamina B o una pastilla de placebo durante dos años. También se midió su rendimiento cognitivo y los resultados comparados con los resultados de partida del inicio del estudio. 

Lo que los investigadores encontraron fue que para las personas con niveles bajos de EPA + DHA, el suplemento de vitamina B tenía poco o ningún efecto. Pero para aquellos con niveles iniciales altos de EPA + DHA, las vitaminas B fueron muy eficaces en la prevención del deterioro cognitivo en comparación con el placebo. Estos resultados son revolucionarios porque muestran una interacción clara y que las vitaminas del grupo B podrían retardar la tasa de atrofia cerebral en DCL solo en aquellas personas con un buen nivel de EPA + DHA.

El equipo de investigadores ya está diseñando un estudio para probar realmente la combinación de vitaminas del grupo B y EPA + DHA en la reducción de la conversión del DCL en enfermedad de Alzheimer.

Factores nutritivos clave

Aquí hay algo que es muy importante que la gente sepa. Los medicamentos podrían no estar funcionando para mejorar el DCL. En una revisión sistemática, financiada por la Red de Seguridad y Eficacia de los Medicamentos del Instituto Canadiense de Investigación de la Salud, ocho ensayos clínicos aleatorios y 3 informes complementarios se utilizaron para evaluar la seguridad y eficacia de diversos fármacos, denominados «potenciadores cognitivos» (donepezil [Aricept], [Exelon], la rivastigmina galantamina [Razadyne], o memantina [Nemenda]) sobre el deterioro cognitivo leve.

Los resultados mostraron que estas drogas NO mejoraron la cognición o función entre los pacientes con DCL y podrían estar asociados con un mayor riesgo de efectos secundarios sobre todo con náuseas, diarrea y vómitos a diferencia del placebo. Los investigadores concluyeron: «nuestros resultados no pueden apoyar el uso de potenciadores cognitivos para el deterioro cognitivo leve».

 La conclusión es que el objetivo principal para impulsar la función cerebral es bañar el cerebro en «supernutrientes», ya que numerosos estudios han demostrado que la función del cerebro puede estar directamente relacionada con el estado nutricional. Un estado nutricional alto es igual a una función mental superior.

 Los principales factores dietéticos que reducen el riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer de los estudios de base poblacional pueden ser: un mayor consumo de pescado (y ácidos grasos omega 3), ácidos grasos monoinsaturados (principalmente a partir de aceite de oliva), un consumo de ligero a moderado de alcohol (principalmente vino tinto) y un aumento del consumo de hortalizas y frutas sin almidón. Es probable que sea la combinación de todos estos factores lo que proporcione un grado más alto de protección frente al uso individual de cualquiera estos factores dietéticos.

 Un alimento que podría ser especialmente útil son los arándanos o los extractos de arándanos. En estudios en animales los investigadores han encontrado que los arándanos ayudan a proteger el cerebro del estrés oxidativo y la pérdida de memoria.

 Además de la dieta, podría tener sentido tomar una fórmula de alta potencia de multivitamínicos y minerales para suministrar al cerebro la supernutrición y también podría conseguirlo al tomar un aceite de pescado de calidad de 1000 a 3000 mg de EPA y DHA (en combinación). Una mayor ingesta de estos ácidos grasos omega 3 podría asociarse con mayor ánimo y rendimiento de la función mental. 

Si los síntomas de deterioro mental están definitivamente presentes en una persona de 50 años o más, yo recomendaría tomar fosfatidilserina. La fosfatidilserina (PS) es un nutriente esencial para cualquier persona con deterioro de la función mental. La fosfatidilserina podría desempeñar un papel importante en la determinación de la integridad y la fluidez de las membranas celulares cerebrales. Más de una docena de estudios de doble ciego han mostrado que la fosfatidilserina mejora la función mental, el estado de ánimo y el comportamiento en pacientes con trastornos cerebrales degenerativos. La dosis recomendada es de 100 mg tres veces al día.

Referencias:

  1. Douaud G, Refsum H, De Jager C, Jacoby R, Nichols T,  Smith S, and Smith D. Preventing Alzheimer’s disease-related gray matter atrophy by B-vitamin treatment. Proc Natl Acad Sci. 2013 Jun 4; 110(23): 9523–9528.
  2. Oulhaj A, Jernerén F, Refsum H, Smith AD, de Jager CA. Omega-3 Fatty Acid Status Enhances the Prevention of Cognitive Decline by B Vitamins in Mild Cognitive Impairment. J Alzheimers Dis. 2016 Jan 6;50(2):547-57.

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Condiciones

Estrategias naturales para revertir la pérdida del cabello

Condiciones

Las hierbas naturales y la demencia vascular

Condiciones

Métodos naturales para el estreñimiento