‌‌‌‌¿Qué es el NAD+?

La nicotinamida adenina dinucleótido (NAD+) se encuentra en todas las células vivas. El NAD+ es la forma activa de la vitamina B3. Aunque las formas comunes de B3, como la niacina y la niacinamida, han existido como suplementos nutricionales durante décadas, las formas más recientes y especializadas, como el mononucleótido de nicotinamida (NMN) y el ribósido de nicotinamida (NR) han ido cobrando importancia científica en la lucha contra algunos de los aspectos clave del envejecimiento celular.1-4

El NAD+ participa en muchos procesos celulares, como la producción de energía, la reparación celular y la optimización de la función celular general. Ya que los niveles de NAD+ descienden con el envejecimiento, incluso con una ingesta adecuada de niacina o niacinamida, el restablecimiento de los niveles mermados de NAD+ se perfila como parte de una estrategia antienvejecimiento y de promoción de la salud celular.1,2

‌‌¿Cuál es la función del NAD+?

El NAD+ es una de las moléculas más importantes del cuerpo humano y se le denomina el “portador universal de electrones” del organismo. El agua se conoce como el “disolvente universal”. Ambos tienen la misma importancia para nuestra salud. 

Para comprender el NAD+ es importante comprender primero el hidrógeno. Un átomo de hidrógeno está compuesto por un protón con carga positiva y un electrón con carga negativa. Si el átomo de hidrógeno pierde su electrón, pasa a tener carga positiva. Y si gana un electrón extra, pasa a tener carga negativa. El hidrógeno no tiene carga cuando un protón forma pareja con un electrón. 

El + en NAD+ representa que la molécula de NAD posee carga positiva porque contiene un protón de hidrógeno con carga positiva sin un electrón. En algunas reacciones químicas, el NAD+ puede aceptar un hidrógeno con carga negativa y que contenga dos electrones para formar NADH. Al igual que una moneda tiene dos caras, el NAD+ y el NADH se conocen como un “par redox”, un término que se usa para describir dos formas de la misma molécula que ganan o pierden electrones. Las reacciones redox implican la ganancia o la pérdida de electrones. En esta reacción de NAD+ a NADH, la ganancia neta fue de un electrón con carga negativa para neutralizar la carga positiva del NAD+. Como el NADH no tiene carga, no tiene el signo +. No tiene carga, pero sigue siendo importante.

El NAD+ es fundamental para la producción de energía

Tanto el NAD+ como el NADH son fundamentales para que nuestras células funcionen bien. Se necesitan para la producción de energía. También son necesarios para convertir las moléculas en sus formas activas. Por ejemplo, la coenzima Q10 es uno de los antioxidantes celulares más importantes y también resulta fundamental para producir energía celular en las mitocondrias. Una vez que la CoQ10 realiza su trabajo, pasa de su forma activa (ubiquinol) a su forma inactiva (ubiquinona). Para regenerar la CoQ10 a su forma activa, el NADH cede un hidrógeno y un electrón de ubiquinona para formar ubiquinol. Una molécula de oxígeno captura el electrón extra y el NADH se vuelve a convertir en NAD+.

Las reacciones en las que participa el NAD+ son distintas a las del NADH. Las células los necesitan a ambos porque el NADH no puede hacer lo que hace el NAD+ y viceversa. Las células necesitan tanto el NAD+ como el NADH para producir energía celular, así como para crear o reparar moléculas como el ADN, las membranas celulares, las proteínas y las hormonas. 

La diferencia entre el NAD+ y el NADH

El NAD+ y el NADH actúan sobre moléculas distintas. El NAD+ es particularmente importante para que una serie de compuestos especializados que regulan la función celular puedan realizar su trabajo. Por ejemplo, el NAD+ es fundamental para el buen funcionamiento de las sirtuinas. Sin el NAD+, estas proteínas celulares no se activan para combatir el envejecimiento celular y regular la inflamación. Las sirtuinas activadas por el NAD+ también favorecen un metabolismo adecuado, lo que incluye el control del azúcar en sangre y el peso corporal.5

Otro gran efecto antienvejecimiento del NAD+ es que ralentiza el reloj genético que funciona dentro de cada célula. Este reloj determina el momento de la vejez e implica la longitud de los telómeros como señal. Los telómeros son los segmentos de los extremos del ADN (nuestro material genético). Mientras más cortos sean los telómeros, más afectada se verá la expresión de los genes. El resultado es el envejecimiento celular. El NAD+ es uno de los compuestos clave para combatir el acortamiento de los telómeros.1,2,5

‌‌Consecuencias del envejecimiento y de la disminución de los niveles de NAD+

El NAD+ es una molécula celular muy importante. Uno de los motivos por los que las células empiezan a dejar de funcionar bien con el envejecimiento es que los niveles de NAD+ tienden a disminuir a medida que envejecemos. Como consecuencia, unos niveles bajos de NAD+ pueden producir:1,2,5

  • Una disminución del metabolismo, lo que provoca un aumento de peso y un control deficiente del azúcar en la sangre.
  • Fatiga.
  • Reducción de la salud de los vasos sanguíneos.
  • Pérdida muscular relacionada con la edad (sarcopenia).
  • Pérdida de la memoria y deterioro mental relacionados con el envejecimiento.
  • Pérdida de la vista y del oído relacionada con el envejecimiento. 

‌‌‌‌Cómo prevenir la disminución de NAD+ relacionada con la edad

El motivo principal por el que los niveles de NAD+ disminuyen con el envejecimiento es la inflamación crónica. El término inflamación se ha usado para referirse al efecto perjudicial que la inflamación crónica de grado bajo ejerce sobre la aceleración del envejecimiento. 

Una de las consecuencias de la inflamación es el descenso del NAD+. La inflamación produce un aumento de una enzima celular llamada CD38. Esta enzima degrada el NAD+ y, de hecho, también sus precursores.6,7 Por suerte, los polifenoles vegetales como el resveratrol, la quercetina, la luteolina y posiblemente otros pueden reducir la actividad de la CD38.8,9

Otro factor importante para mantener unos buenos niveles de NAD+ es restituir el NAD+ a partir del NADH cuando este acepta un electrón. Una enzima específica conocida como NQO1 es capaz de restituir el NAD+. La importancia de esta conversión es obvia, ya que el gen NQO1 ha sido denominado el “gen de la longevidad”. 

Una cantidad insuficiente de NQO1 se asocia con una desintoxicación deficiente, menores niveles de energía y la alteración de la función celular. El NQO1 trabaja con el NADH, convirtiendo la CoQ10 de su forma inactiva (ubiquinona) a su forma activa (ubiquinol) y en el proceso también produce NAD+. El NQO1 también es importante en la activación de la vitamina K para permitir su funcionamiento en la coagulación de la sangre, la salud ósea y otras funciones. 

Un objetivo importante para combatir el envejecimiento es aumentar la expresión de este gen NQO1. Este objetivo se puede lograr mediante la inducción de una proteína conocida como Nrf2 y la reducción de otras proteínas conocidas como BET. Una vez más, este objetivo se logra mediante los polifenoles, sobre todo el resveratrol. Y ya que el resveratrol puede aumentar directamente la actividad de NQO1, así como aumentar Nrf2 y reducir las proteínas BET junto con CD38 y la inflamación, existen muchos motivos para usar el resveratrol junto con los precursores de NAD+ para aumentar los niveles de NAD+.5,10,11

Además, el resveratrol ejerce sus propias acciones directas y potencia los efectos antienvejecimiento de las sirtuinas. Los estudios clínicos revelan que el resveratrol puede ayudar a combatir la inflamación y potenciar la función mental.12,13 La dosis normal de resveratrol es de 500 a 1000 mg al día. 

‌‌Cómo aumentar los niveles de NAD+ con NMN y NR

Dada la importancia del NAD+ para el buen funcionamiento celular y para combatir el proceso de envejecimiento, las estrategias para aumentar el NAD+ mediante la administración de suplementos de mononucleótidos de nicotinamida (NMN) y ribósidos de nicotinamida (NR) son cada vez más populares. 

Se ha demostrado que ambas formas mejoradas de vitamina B3 aumentan de forma eficaz los niveles de NAD+ y los mantienen con un uso constante. De hecho, el NR y el NMN se denominan potenciadores de NAD+ en las publicaciones médicas, ya que aumentan los niveles de NAD+ de forma muy eficaz. 

Son muchos los estudios preclínicos que demuestran que el NR y el NMN pueden mejorar varias características clásicas del envejecimiento celular.3,4 El aumento de las investigaciones científicas, que en la actualidad superan los 100 estudios, ha generado un gran entusiasmo por los posibles efectos antienvejecimiento del NMN y el NR. Esto se encuentra en proceso de verificación en ensayos clínicos en seres humanos. En la actualidad, se están llevando a cabo más de 40 ensayos clínicos en seres humanos con NMN o NR para evaluar sus numerosos beneficios para la salud, como la mejora de la función del cerebro, el sistema cardiovascular y el metabolismo. Por lo tanto, muy pronto habrá muchos más datos. No obstante, los datos que existen ya son bastante alentadores. 

‌‌¿Cuál usar? ¿NMN o NR? 

La mayor parte de los datos clínicos existentes con respecto a los seres humanos han usado el ribósido de nicotinamida (NR), centrando la atención en sus efectos sobre la función cognitiva, el estado de ánimo, el metabolismo, el estrés oxidativo, la salud vascular, la salud hepática y el control del azúcar en sangre. En un total de nueve ensayos clínicos en seres humanos con NR se ha demostrado que este eleva los niveles de NAD+, pero, en general, los resultados en la mejora de diversos problemas de salud no han arrojado resultados coherentes.3 

Los resultados más coherentes con el NR consisten en mejorar la función cerebral y promover la salud vascular. Muchos expertos, entre los que destaca el Dr. David Sinclair de Harvard, consideran que el mononucleótido de nicotinamida (NMN) es el mejor potenciador de NAD+ y él personalmente toma 1000 mg diarios (además de 1000 mg de resveratrol). Existen muchos motivos para creer que el NMN tendrá mejores resultados clínicos que el NR.14 

Aunque tanto el NR como el NMN elevan el NAD+, se han propuesto algunas ventajas con respecto al NMN.14-16 Debido a que el NMN se encuentra un paso más cerca de la fabricación de NAD+ y que se ha identificado un transportador específico que introduce el NMN directamente en las células, es posible que se aproveche mejor que el NR. Por el contrario, aunque parte del NR oral llega a los tejidos sin cambios, ahora parece que gran parte del NR que se ingiere se descompone en niacinamida normal. Esto podría suponer un problema, ya que da lugar a algunos mecanismos de retroalimentación que deterioran el NAD+ y la niacinamida es un potente inhibidor de la actividad de la sirtuina.17,18 

Es posible que esta conversión de gran parte del NR ingerido por vía oral en niacinamida sea otro motivo para explicar por qué las investigaciones en animales demuestran que el NMN produce efectos benéficos más fuertes y más amplios que el NR. Por ejemplo, en un estudio realizado con ratones, el NMN demostró que se producían amplias mejoras en el deterioro fisiológico asociado a la edad. Los ratones recibieron NMN durante más de un año y se observaron mejoras en el funcionamiento mitocondrial y metabólico, la sensibilidad a la insulina y el metabolismo de los lípidos, la densidad ósea, la visión y la función inmunitaria.19 Además, los ratones a los que se les administró NMN experimentaron un aumento en la resistencia y la capacidad física de hasta un 80 %. El NR no ha producido estos efectos. 

En modelos de envejecimiento cerebral en ratones, se ha demostrado que tanto el NMN como el NR reducen la acumulación de beta-amiloide, un compuesto clave que provoca el deterioro de la función cerebral.20,21 En este caso, el NR tiene una aparente ventaja, ya que también se ha demostrado que mejora la cognición.21 

Aparte del Dr. David Sinclair, de Harvard, otro de los principales investigadores del NMN es el Dr. Shin-ichiro Imai, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en San Luis, MO. Su investigación en ratones indica que el NMN produce efectos concretos a la hora de ralentizar los signos de envejecimiento, así como de potenciar la energía y el metabolismo. Según el Dr. Imai, si estos resultados en ratones se trasladan a los seres humanos, indican que es posible que la administración de suplementos de NMN mejore considerablemente la edad biológica de una persona; es decir, la edad a la que el cuerpo funciona, tal y como se refleja al medir diversos biomarcadores.

‌‌Dosificación y efectos secundarios

Por lo general, la dosis de mononucleótido de nicotinamida (NMN) que se estudia es de 250 a 500 mg al día, mientras que el ribósido de nicotinamida (NR) se administra a una dosis de 1000 mg al día. Se ha demostrado que estos niveles de dosis se toleran bien y no tienen efectos secundarios ni interacción con otros medicamentos.16,22

Referencias:

  1. Covarrubias AJ, Perrone R, Grozio A, Verdin E. NAD+ metabolism and its roles in cellular processes during ageing. Nat Rev Mol Cell Biol. Febrero de 2021;22(2):119-141.
  2. Gilmour BC, Gudmundsrud R, Frank J, et al. Targeting NAD+ in translational research to relieve diseases and conditions of metabolic stress and ageing. Mech Ageing Dev. Marzo de 2020;186:111208
  3. Hong W, Mo F, Zhang Z, Huang M, Wei X. Nicotinamide Mononucleotide: A Promising Molecule for Therapy of Diverse Diseases by Targeting NAD+ Metabolism. Front Cell Dev Biol. 28 de abril de 2020;8:246.
  4. Mehmel M, Jovanović N, Spitz U. Nicotinamide Riboside-The Current State of Research and Therapeutic Uses. Nutrients. 31 de mayo de 2020;12(6):1616. 
  5. Bonkowski MS, Sinclair DA. Slowing ageing by design: the rise of NAD+ and sirtuin-activating compounds. Nat Rev Mol Cell Biol. noviembre de 2016;17(11):679-690. 
  6. Chini CCS, Peclat TR, Warner GM, et al. CD38 ecto-enzyme in immune cells is induced during aging and regulates NAD+ and NMN levels. Nat Metab. Noviembre de 2020;2(11):1284-1304.
  7. Camacho-Pereira J, Tarragó MG, Chini CCS, et al. CD38 Dictates Age-Related NAD Decline and Mitochondrial Dysfunction through an SIRT3-Dependent Mechanism. Cell Metab. 2016;23(6):1127-1139. 
  8. Ruan Q, Ruan J, Zhang W, Qian F, Yu Z. Targeting NAD+ degradation: The therapeutic potential of flavonoids for Alzheimer's disease and cognitive frailty. Pharmacol Res. Febrero de 2018;128:345-358.
  9. Kellenberger E, Kuhn I, Schuber F, Muller-Steffner H. Flavonoids as inhibitors of human CD38. Bioorg Med Chem Lett. 2011 Jul 1;21(13):3939-42.
  10. Farkhondeh T, Folgado SL, Pourbagher-Shahri AM, Ashrafizadeh M, Samarghandian S. The therapeutic effect of resveratrol: Focusing on the Nrf2 signaling pathway. Biomed Pharmacother. Julio de 2020;127:110234. 
  11. Truong VL, Jun M, Jeong WS. Role of resveratrol in regulation of cellular defense systems against oxidative stress. Biofactors. Enero de 2018;44(1):36-49.
  12. Koushki M, Dashatan NA, Meshkani R. Effect of Resveratrol Supplementation on Inflammatory Markers: A Systematic Review and Meta-analysis of Randomized Controlled Trials. Clin Ther. 2018 Jul;40(7):1180-1192.e5.
  13. Marx W, Kelly JT, Marshall S, et al. Effect of resveratrol supplementation on cognitive performance and mood in adults: a systematic literature review and meta-analysis of randomized controlled trials. Nutr Rev. 1.° de junio de 2018;76(6):432-443. 
  14. Shade C. The Science Behind NMN-A Stable, Reliable NAD+Activator and Anti-Aging Molecule. Integr Med (Encinitas). 2020;19(1):12-14
  15. Airhart SE, Shireman LM, Risler LJ, et al. An open-label, non-randomized study of the pharmacokinetics of the nutritional supplement nicotinamide riboside (NR) and its effects on blood NAD+ levels in healthy volunteers. PLoS One. 6 de diciembre de 2017;12(12):e0186459. 
  16. Irie J, Inagaki E, Fujita M, et al. Effect of oral administration of nicotinamide mononucleotide on clinical parameters and nicotinamide metabolite levels in healthy Japanese men. Endocr J. 28 de febrero de 2020;67(2):153-160.
  17. Avalos JL, Bever KM, Wolberger C. Mechanism of sirtuin inhibition by nicotinamide: altering the NAD(+) cosubstrate specificity of a Sir2 enzyme. Mol Cell. 18 de marzo de 2005;17(6):855-68.
  18. Guan X, Lin P, Knoll E, Chakrabarti R. Mechanism of inhibition of the human sirtuin enzyme SIRT3 by nicotinamide: computational and experimental studies. PLoS One. 15 de septiembre de 2014;9(9):e107729.
  19. Mills KF, Yoshida S, Stein LR, et al. Long-Term Administration of Nicotinamide Mononucleotide Mitigates Age-Associated Physiological Decline in Mice. Cell Metab. 2016;24(6):795-806. 
  20. Yao Z, Yang W, Gao Z, Jia P. Nicotinamide mononucleotide inhibits JNK activation to reverse Alzheimer disease. Neurosci Lett. 24 de abril de 2017;647:133-140.
  21. Xie X, Gao Y, Zeng M, et al. Nicotinamide ribose ameliorates cognitive impairment of aged and Alzheimer’s disease model mice. Metab. Brain Dis. 2019;34:353–366.
  22. Martens CR, Denman BA, Mazzo MR. Chronic nicotinamide riboside supplementation is well-tolerated and elevates NAD+ in healthy middle-aged and older adults. Nat Commun. 29 de marzo de 2018;9(1):1286.