agregado al carrito de compras
Total:
Descuento:
Juntos:
Cantidad:
Total de Pedido:
Proceder a Pagar
Clientes tambien compraron:
Ayuda 24/7
Nutrición

Nutrición prenatal: óptimo apoyo nutricional durante el embarazo

May 18, 2017

El embarazo provoca obviamente una mayor necesidad de vitaminas y minerales. La deficiencia o el exceso de cualquiera de alguno de los nutrientes puede llevar a defectos de nacimiento o complicaciones durante el embarazo para la madre. ¿Qué tiene que hacer una futura madre? Aquí hay algunas recomendaciones clave para incrementar las posibilidades de un embarazo saludable:

  1. Come una dieta altamente nutritiva que se centre en los alimentos enteros sin procesar.
  2. Come 2-3 platos a la semana de pescado de agua fría (salmón, caballa, arenque, fletán, etc) o toma un suplemento de aceite de pescado que contenga EPA y DHA.
  3. Toma un "complemento prenatal de múltiples vitaminas y minerales de alta potencia y espectro completo".
  4. Toma hierro adicional si es necesario.

Recomendación n.º 1: sigue una dieta muy nutritiva

La importancia de una nutrición de alta calidad durante el embarazo es obvia. La recomendación clave es centrarse en alimentos naturales y completos. Aléjate de alimentos procesados, especialmente aquellos sin un valor nutricional real (p. ej., comida basura). Además, lee las etiquetas de los alimentos cuidadosamente e intenta alejarte de alimentos con ácidos grasos trans y aceite parcialmente hidrogenados, incluyendo la margarina,
la manteca y la mayoría de alimentos procesados.

Los estudios han demostrado que cuanto mayor sea la ingesta de ácidos grasos trans, mayor es el riesgo de tener un bebé prematuro. Estas grasas interfieren con el desarrollo fetal, especialmente del cerebro. Otro tipo de alimento que hay que evitar son las carnes curadas y ahumadas. Estos alimentos contienen compuestos (nitritos y nitratos) que parecen ser muy dañinos para el feto. Los estudios implican las dietas altas en nitritos y nitratos durante el embarazo con mayores tasas de cáncer cerebral, diabetes y leucemia de la descendencia.

Recomendación n.º 2: aumenta la ingesta de ácidos grasos omega-3.

La segunda recomendación es comer 2-3 platos a la semana de pescado de agua fría (salmón, caballa, arenque, fletán, etc.) o tomar un suplemento de aceite de pescado de alta calidad como aceite de salmón salvaje de Alaska de Natural Factors para incrementar el nivel de ácidos grasos omega-3 disponibles en el feto en crecimiento. Uno de los ácidos grasos omega-3 más importantes para el desarrollo del feto es el ácido docosahexaenoico (DHA). De hecho, el DHA es esencial para el desarrollo adecuado del cerebro y de los ojos, ya que es el ácido graso estructural primario en la materia gris del cerebro y la retina del ojo. Los niveles adecuados de DHA son importantes para todas las edades, pero es especialmente importante para mujeres embarazadas y lactantes.

Hay un desarrollo significativo del cerebro y de los ojos mientras el feto está en el útero y continúa durante el primer año tras su nacimiento. Los niños confían en sus madres para suministrarles el DHA para desarrollar su cerebro y ojos inicialmente a través de la placenta, y después a través de la leche materna. El DHA es el ácido graso omega-3 de cadena larga más abundante en la leche materna y los estudios muestran que los bebés alimentados por el pecho tienen ventajas de coeficiente intelectual sobre los bebés alimentados con biberón sin DHA. Pero los niveles de DHA en la leche materna de las mujeres estadounidenses se encuentran entre los menores del mundo. Incrementar los niveles de DHA debería ser una meta primaria para todas las mujeres embarazadas o lactantes.

Recomendación n.º 3: toma una fórmula de alta potencia de múltiples vitaminas y minerales

El descubrimiento de que  complementar con ácido fólico en las primeras fases del embarazo puede reducir la incidencia de defectos del tubo neuronal en hasta un 80 % ha sido denominado como uno de los mayores descubrimientos de la última parte del siglo XX. Las pruebas fueron tan abrumadoras que la FDA finalmente tuvo que echarse atrás en su postura anterior y reconocer la asociación y permitir los suplementos de ácido fólico y los alimentos con alto contenido en ácido fólico para afirmar que "el consumo diario de ácido fólico por mujeres en edad fértil podría reducir el riesgo de defectos en el tubo neuronal". 

El ácido fólico es tan solo uno de muchos nutrientes esenciales. ¿Y qué sucede con los demás? ¿Son menos importantes que el ácido fólico? ¡Rotundamente no! Una deficiencia de prácticamente cualquier nutriente durante el embarazo tendrá serias repercusiones para la madre y el bebé. Además, los niveles adecuados de nutrientes clave como antioxidantes, calcio, magnesio y otras vitaminas B podrían asegurar un embarazo y un parto sanos evitando complicaciones del embarazo como diabetes gestacional y la enfermedad potencialmente mortal de la preeclampsia (también conocida como toxemia del embarazo). 

Dicho simplemente, tomar un suplemento de múltiples vitaminas y minerales diseñado específicamente para mujeres embarazadas y lactantes tiene todo el sentido.. La única advertencia es que hay que asegurarse de que el contenido de vitamina A es proporcionado por el beta-caroteno en lugar de la vitamina A. No tomar más de 5000 IU de vitamina A por día si estás embarazada a menos que se proporcione en forma de beta-caroteno en lugar de como retinol.

En orden de proporcionar los niveles óptimos de los micronutrientes necesarios para promover un embarazo y un parto sanos, yo desarrollé MultiStart Prenatal Formula. Además de proporcionar niveles óptimos de vitaminas y minerales, esta fórmula incluye numerosos compuestos de apoyo importantes, incluyendo superconcentrados verdes de zumo de alfalfa, espirulina y zumo de pasto de trigo junto con extractos de jengibre, raíz de diente de león y hojas de frambuesa roja. Estas hierbas se han usado desde hace mucho tiempo para promover un embarazo saludable. 

El jengibre está valorado por su habilidad clínicamente probada de disminuir las náuseas y los vómitos del embarazo;8 el extracto de raíz de diente de león trabaja para aliviar la carga en el hígado promocionando la desintoxicación apropiada y la eliminación del incremento de hormonas producidas durante el embarazo;9 y el extracto de hoja de frambuesa roja ayuda a fortalecer los vasos sanguíneos del útero y la placenta para ayudar a evitar cualquier ruptura prematura o las contracciones.

Recomendación n.º 4: toma hierro adicional si lo necesitas

El espectacular incremento de la necesidad de hierro durante el embarazo no puede satisfacerse normalmente únicamente con la dieta. A menudo es necesario tomar complementos. Normalmente, la cantidad de hierro que contiene un múltiple prenatal es suficiente, pero si una futura madre desarrolla anemia o muestra evidencias de bajas existencias de hierro (serum ferritin es la mejor determinación), entonces se requiere suplementos adicionales. 

Para la deficiencia de hierro durante el embarazo, una mujer tendrá que tomar 30 mg adicionales de hierro dos veces al día entre comidas para su mejor absorción. Si esta recomendación da como resultado una incomodidad abdominal, entonces se pueden tomar 30 mg con las comidas tres veces cada día.

Comentarios finales:

El embarazo conlleva una responsabilidad tremenda. No es suficiente con evitar factores que puedan dañar al feto en desarrollo como fumar y tomar alcohol, durante el embarazo una nutrición adecuada es aún más esencial de lo normal. Yo insto a las futuras madres a seguir las sencillas recomendaciones de arriba para ayudar a dar a tu futuro hijo las mejores probabilidades de ser un bebé saludable.

 Referencias

1. Decsi T, Burus I, Molnar S, Minda H, Veitl V. Inverse association between trans isomeric and long-chain polyunsaturated fatty acids in cord blood lipids of full-term infants. Am J Clin Nutr 2001;74:364-8.
2. Blot WJ, Henderson BE, Boice JD Jr. Childhood cancer in relation to cured meat intake: review of the epidemiological evidence. Nutr Cancer 1999;34:111-8.
3. Allen KG, Harris MA. The role of n-3 fatty acids in gestation and parturition. Exp Biol Med 2001;226:498-506.
4. Kulier R, de Onis M, Gulmezoglu AM, Villar J. Nutritional interventions for the prevention of maternal morbidity. Int J Gynaecol Obstet 1998;63:231-46.
5. Bendich A. Micronutrients in women’s health and immune function. Nutrition 2001;17:858-67.
6. Villar J, Belizan JM. Same nutrient, different hypotheses: disparities in trials of calcium supplementation during pregnancy. Am J Clin Nutr 2000;71(Suppl.5):1375S-9S.
7. Bolisetty S, Naidoo D, Lui K, et al. Antenatal supplementation of antioxidant vitamins to reduce the oxidative stress at delivery–a pilot study. Early Hum Dev 2002;67:47-53.
8. Vutyavanich T, Kraisarin T, Ruangsri R. Ginger for nausea and vomiting in pregnancy: randomized, double-masked, placebo-controlled trial. Obstet Gynecol 2001;97:577-82.
9. Bohm K. Choleretic action of some medicinal plants. Arzneim Forsch 1959;9:376–378
10. Bamford DS, Percival RC, Tothill AU. Raspberry leaf tea: A new aspect to an old problem. Br J Pharmacol 1970;40:161P-2P.
11. Allen LH. Pregnancy and iron deficiency: unresolved issues. Nutr Rev 1997;55:91-101.

 

Artículos relacionados

Mostrar Todas

Nutrición

Estilos de dietas alternativas

Sep 26, 2017
Nutrición

Recetas para un batido sustituto de comidas Zenbu de Madre Labs

Sep 21, 2017
Nutrición

Receta de té caliente de reishi de Fungiology

Sep 12, 2017