beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements
Bienestar

Ácidos grasos omega-3

2 Mayo 2017

Aunque la mayoría de estadounidenses comen demasiados aceites omega-6 que se encuentran en las carnes y la mayoría de aceites vegetales, sufren una deficiencia relativa de aceites omega-3, una situación que se asocia con un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiacas y alrededor de otras 60 enfermedades más, incluyendo cáncer, artritis, derrames, alta presión sanguínea, enfermedades de la piel y diabetes. 

Son especialmente importantes para una buena salud los ácidos grasos de cadena larga omega-3 como el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA) que se encuentran en el pescado, especialmente en peces de agua fría como el salmón, la caballa, el arenque y el fletán. Aunque el cuerpo puede asimilar el ácido alfa-linolénico, un ácido graso omega-3 de cadena corta a partir del aceite de la semilla de lino, es mucho más eficiente obtenerlo de aceites de pescado. Además, hay pruebas de que muchas personas tienen dificultades para convertir el ácido alfa-linolénico en EPA y DHA.

¿Por qué son tan importantes los ácidos grasos de cadena larga omega-3?

La respuesta tiene que ver con la función de estas sustancias grasas en las membranas celulares. Una dieta deficiente en ácidos grasos omega-3, especialmente en EPA y DHA, provoca membranas celulares alteradas. Sin una membrana sana, las células pierden su capacidad para retener el agua, los nutrientes vitales y los electrolitos. También pierden su capacidad para comunicarse con otras células y ser controladas por las hormonas reguladoras. Simplemente, no funcionan apropiadamente.

La disfunción de la membrana celular es un factor crítico en el desarrollo de prácticamente todas las enfermedades crónicas, especialmente cáncer, diabetes, artritis y enfermedades cardiacas. No sorprende que los ácidos grasos omega-3 de cadena larga hayan mostrado tremendos efectos protectores contra todas estas enfermedades. Los ácidos grasos de cadena larga omega-3, aunque no el ácido alfa-linolénico, también se transforman en compuestos regulatorios conocidos como prostaglandinas.

Estos compuestos se encargan de muchas tareas importantes en el cuerpo. Regulan la inflamación, el dolor y la hinchazón, tienen su papel en mantener la presión sanguínea y regulan la función cardiaca, digestiva y renal. Las prostaglandinas también participan en la respuesta a las alergias, ayudan a controlar la transmisión de señales entre los nervios y ayudan a regular la producción de esteroides y otras hormonas. A través de sus efectos en las prostaglandinas y compuestos relacionados, los ácidos grasos omega-3 de cadena larga pueden mediar en muchos procesos fisiológicos, haciéndolos útiles en prácticamente todos los estados de la enfermedad.

¿Qué le ha hecho cambiar su opinión sobre los ácidos grasos de cadena larga omega-3?

Mi opinión sobre la superioridad de los ácidos grasos omega-3 de cadena larga sobre el ácido alfa-linolénico no es nueva. Siempre he sostenido que si los fabricantes pudieran resolver algunos de los problemas con las fuentes comerciales del EPA y el DHA yo las recomendaría sinceramente por encima del aceite de semilla de lino. La razón por la que yo favorecía el aceite de semilla de lino sobre los aceites de pescado en algunos de mis libros (p. ej., Enciclopedia de medicina natural) era porque en el momento en que se escribieron había problemas IMPORTANTES con los suplementos de aceite de pescado. 

Estos problemas todavía persisten en el hecho de que la mayoría de los productos de aceite de pescado en cápsulas ha demostrado contener niveles muy altos de peróxidos lípidos, contaminantes dañinos y metales pesados. Además, debido a la relativamente baja concentración de EPA y DHA en estos productos, para obtener beneficios terapéuticos, la gente tendría que consumir 10 cápsulas o más de 1000 mg al día. Debido a estos factores, simplemente tenía más sentido recomendar aceite de semilla de lino. No obstante, un nuevo descubrimiento ha cambiado mi perspectiva un poco, aunque todavía pienso que también tiene mucho sentido utilizar aceite de semilla de lino de forma diaria.

¿Cuál es el nuevo descubrimiento?

La capacidad de producir una forma muy concentrada de ácidos grasos omega-3 de cadena larga que no tenga peróxidos lípidos, metales pesados, contaminantes ambientales y otros compuestos dañinos. Estos concentrados lípidos marinos de "grado farmacéutico" son tan superiores a los primeros productos de aceite de pescado que están, literalmente, revolucionando la medicina nutricional. RxOmega-3 Factors de Natural Factors es un ejemplo de esta nueva y revolucionaria fuente de ácidos grasos de cadena larga. Las características esenciales de este producto sobre los productos regulares de aceite de pescado son:

  • Disponible en cápsulas y en un líquido con un fantástico sabor a naranja.
  • Cada cucharadita de RxOmega-3 Factors Liquid proporciona unos asombrosos 1500 mg de EPA y 750 mg de DHA.
  • Cada cápsula proporciona 600 mg de ácidos grasos omega-3 de cadena larga (400 mg EPA/200 mg DHA)
  • Pasos de control de calidad para asegurarse de que el producto no contiene peróxidos lípidos, metales pesados, contaminantes ambientales y otros compuestos dañinos.
  • Proporción de los ácidos grasos omega-3 con respecto al ácido araquidónico > 50:1.
  • Contiene la cantidad óptima de vitamina E natural como conservante.
  • Proporción 2:1 de EPA y DHA en RxOmega-3

*Factors ha sido la proporción dominante en la mayoría de los estudios científicos realizados con productos de aceite de pescado de grado farmacéutico que produjeron beneficios clínicos.

¿Realmente evitan las enfermedades cardiacas los complementos de aceite de pescado?

En base a los resultados de dos estudios muy publicitados en 2002, la respuesta es un categórico sí. El primer artículo, publicado en el AMA (Diario de la asociación médica americana) mostró que había una clara relación entre la toma diaria de pescado y los ácidos grasos omega-3 y la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiacas coronarias; cuanto mayor la ingesta de ácidos grasos omega-3, menores probabilidades de enfermedad cardiaca coronaria. Esta relación fue aún mayor en las muertes coronarias. El segundo artículo, publicado en el New England Journal of Medicine (Diario de medicina de Nueva Inglaterra), examinó los niveles de ácido graso omega-3 en la sangre en contraposición a la dieta. Los investigadores encontraron una sorprendente relación entre el nivel en la sangre de los ácidos grasos omega-3 presentes y la probabilidad posterior de morir de una enfermedad cardiaca coronaria.

El uso de suplementos de aceite de pescado puede reducir la mortalidad cardiovascular general hasta un 45 %. Este efecto no está relacionado con un cambio en los niveles de colesterol en la sangre. El efecto favorable se ve muy rápidamente, normalmente a los tres meses del estudio. En contraste, los medicamentos que bajan el colesterol no muestran normalmente ese beneficio hasta transcurrido un año o más de terapia. Comparados con la terapia con medicamentos, los ácidos grasos omega-3 proporcionan ventajas notables, son completamente seguros y económicos.

¿Por qué mi médico no me ha dicho que tome ácidos grasos omega-3 de cadena larga?

Los médicos convencionales son lentos en recomendar intervenciones nutricionales. Las pruebas de que los ácidos grasos omega-3 de cadena larga proporcionan beneficios excepcionales sobre la salud es abrumadora y más allá de discusión. Una de las razones por las que los médicos no se sienten cómodos recomendando suplementos de aceite de pescado podría ser la falta de control de calidad en estos productos. Ese problema ya se ha resuelto.

¿Cuánto RxOmega-3 Factors debería tomar?

Para proporcionar el nivel de EPA y DHA asociado con un riesgo significativamente menor de enfermedad cardiaca, la dosis recomendada es un total de 1000 mg al día. Esta dosis se logra tomando dos cápsulas o media cucharadita de RxOmega-3 cada día. Para fines más terapéuticos, la dosis puede ser tres o cuatro veces más de esa cantidad.

Para la salud general, una cápsula de forma diaria proporciona más ácidos grasos omega-3 de los necesarios para protegerse contra la mortalidad por enfermedad cardiaca según se demuestra en estudios clínicos bien diseñados incluyendo los publicados en el JAMA y el Diario de medicina de Nueva Inglaterra, los dos diarios médicos más respetados del mundo. Para fines más terapéuticos, la dosis recomendada es de dos cápsulas dos o tres veces al día.

¿Por qué no tan solo comer más pescado?

Numerosos estudios indican que el consumo de pescado ofrece una protección significativa contra muchas enfermedades, especialmente enfermedades cardiacas y cáncer. Sin embargo, casi todos los peces contienen trazas de mercurio. En la mayoría de los casos, esto no es muy preocupante porque el nivel es muy bajo, pero si comes mucho pescado, podría ser un problema. De dos a cuatro comidas a la semana es una buena meta, pero pasar de ahí podría ser contraproducente. El pescado que es más probable que tenga el menor nivel de metil mercurio son el salmón, el bacalao, la caballa, el atún de agua fría, el pez gato de piscifactoría y el arenque. El pez espada, el tiburón y otros grandes peces depredadores son los que normalmente contienen mayores niveles de mercurio. La conclusión es que tomar un concentrado lípido marino de grado farmacéutico ofrece la seguridad de que satisfaces las necesidades de estos valiosos ácidos grasos omega- 3 de cadena larga sin miedo a envenenamiento por mercurio.

¿Necesito tomar algún otro suplemento junto con el concentrado lípido marino de grado farmacéutico?

Sí, por supuesto. Todo el mundo necesita una buena base fundacional para una buena salud. Además de un producto de alta calidad que contenga ácidos grasos omega-3 de cadena larga, yo recomiendo el suplemento mineral y multivitamínico de alta potencia MultiStart apropiado basándose en la edad y el sexo de cada persona junto con plantas enriquecedoras de Natural Factors.

Referencias:

  1. Hu FB, Bronner L,Willett WC, et al. Fish and omega-3 fatty acid intake and risk of coronary heart disease in women. JAMA 2002;287:1815-21.
  2. Albert CM, Campos H, Stampfer MJ, et al. Blood levels of long-chain n-3 fatty acids and the risk of sudden death. N Engl J Med 2002;346:1113-8.
  3. Bucher HC, Hengstler P, Schindler C, Meier G. N-3 polyunsaturated fatty acids in coronary heart disease: a meta-analysis of randomized controlled
    trials. Am J Med 2002;112:298-304.
  4. Stark KD, Park EJ, Maines VA, Holub BJ. Effect of a fish-oil concentrate on serum lipids in postmenopausal women receiving and not receiving hormone
    replacement therapy in a placebo-controlled, double-blind trial. Am J Clin Nutr 2000;72:389-94.
  5. Bougnoux P. n-3 polyunsaturated fatty acids and cancer. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 1999;2:121-6.
  6. Calder PC. Omega 3 polyunsaturated fatty acids, inflammation and immunity.World Rev Nutr Diet 2001;88:109-16.
  7. Nordvik I, Myhr K-M, Nyland H, Bjerve KS. Effect of dietary advice and n-3 supplementation in newly diagnosed MS patients. Act Neurol Scand
    2000;102:143-149.
  8. Broughton KS, Johnson CS, Pace BK, Liebman M, Kleppinger KM. Reduced asthma symptoms with n-3 fatty acid ingestion are related to 5-series
    leukotriene production. Am J Clin Nutr 1997;65:1011-1017.
  9. Burgess JR, Stevens L, Zhang W, Peck L. Long-chain polyunsaturated fatty acids in children with attention-deficit hyperactivity disorder. Am J Clin Nutr
    2000;71(Suppl.1):327S-30S.
  10. Volker D, Fitzgerald P, Major G, Garg M. Efficacy of fish oil concentrate in the treatment of rheumatoid arthritis. J Rheumatol 2000;27:2343-6.

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Bienestar

Espirulina y Chlorella: Algas con beneficios saludables

Bienestar

Beneficios del Arnica Montana para la salud

Bienestar

9 beneficios de la Coenzima Q10 para la salud