Su preferencia se ha actualizado para esta sesión. Para cambiar permanentemente los ajustes de su cuenta, vaya a
Recuerde que puede actualizar su país o idioma de preferencia en cualquier momento en
checkoutarrow
MX
beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements

Guía de 4 pasos que sigue un médico para evaluar la calidad de los ingredientes de los suplementos

Por la Dra. Venus Ramos

En este artículo:


En los Estados Unidos, la industria de los suplementos dietéticos es enorme, y cuenta con más de 50 000 productos en el mercado. Con la miríada de productos disponibles, puede resultar difícil clasificarlos todos, separar la información fidedigna de la que no lo es y elegir los suplementos adecuados para usted. A continuación se exponen algunos aspectos que deben tenerse muy en cuenta a la hora de evaluar la calidad de un suplemento.

1. Verifique con un laboratorio de terceros que el producto ha sido probado

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) regula los medicamentos, pero los suplementos no. En 1994, la Ley de Educación y Salud sobre Suplementos Dietéticos (DSHEA) limitó rigurosamente el poder de la FDA para regular cualquier producto comercializado como "suplemento dietético". Por lo tanto, las compañías fabricantes de suplementos pueden vender sus productos sin aportar ninguna prueba de su seguridad, pureza, potencia o eficacia.

De modo que si desea saber con certeza que un producto contiene realmente los ingredientes que figuran en la etiqueta, no tiene contaminantes y ha sido fabricado con prácticas aceptables, entonces querrá asegurarse de que ha sido analizado por una organización de terceros..

Fíjese si el producto lleva una marca de certificación que indique que ha sido probado y certificado por una organización independiente como la Convención de la Farmacopea de los Estados Unidos (USP),la Fundación Nacional de Saneamiento (NSF) Internacionaly ConsumerLab.com.

2. Compruebe las pruebas científicas que avalan las afirmaciones en materia de salud

De acuerdo con la ley (DSHEA), está prohibido que las empresas de suplementos afirmen que sus productos curan, tratan, previenen o diagnostican enfermedades. Por este motivo, con frecuencia encontrará en las etiquetas de los productos una cláusula de exención de responsabilidad como "Esta declaración no ha sido evaluada por la FDA". Este producto no tiene como objetivo diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad". No obstante, los fabricantes pueden afirmar que un producto afecta al estado nutricional, la función o la estructura del organismo, así como a la salud y el bienestar general.

Si bien puede requerir algo de tiempo y esfuerzo por su parte, infórmese de si existen estudios de investigación que respalden las afirmaciones sobre el efecto de un producto sobre su salud. Es posible que el sitio web del fabricante contenga enlaces o citas de artículos de revistas. Si una compañía está haciendo una afirmación aventurada sobre su producto sin ninguna investigación que lo sustente, entonces usted debe ser cauteloso al elegirla.

Existen dos tipos principales de estudios: los estudios observacionales y los ensayos controlados aleatorios. Al investigar un suplemento, los investigadores suelen empezar con un simple estudio de observación, en el que se compara la salud de quienes toman un determinado suplemento, así como la de las personas que no lo toman. Sin embargo, no siempre los resultados de un estudio de este tipo aportan pruebas suficientes de que el suplemento haya causado un efecto determinado.

Los investigadores pueden obtener mejores pruebas a partir de la realización de ensayos controlados aleatorios. Durante estos estudios, los participantes son asignados aleatoriamente a tomar el suplemento o un placebo (que es una sustancia inactiva de aspecto idéntico al suplemento investigado). Las mejores evidencias provienen de estos estudios cuando son doblemente ciegos, lo que significa que ni los participantes ni los investigadores conocen quién recibe qué suplemento -el real o el falso- hasta que los ensayos han finalizado.

Además, es recomendable tener en cuenta si el estudio se realiza en animales o en seres humanos. Cuando se trata de la seguridad y la eficacia de un suplemento, por supuesto, es necesario comprobar que se ha estudiado en seres humanos.

3. Optar por ingredientes naturales

Para cumplir con los requisitos nutricionales de su cuerpo, lo mejor es consumir alimentos enteros naturales y, siempre que sea posible, optar por los orgánicos. Sin embargo, puede resultar difícil controlar todo lo que se come y obtener todos los nutrientes en las cantidades necesarias solo a través de los alimentos integrales.

En este sentido, la toma de un suplemento puede ser una decisión sabia cuando se quiere asegurar que se están obteniendo todos los nutrientes que el cuerpo necesita. Por eso muchas personas se inician en el régimen de suplementos diarios con las multivitaminas.

Cuando elija los suplementos diarios, busque productos puros sin colorantes, azúcares ni saborizantes artificiales añadidos. Evite los ingredientes que hayan sido modificados genéticamente. El término Organismo Genéticamente Modificado (OGM) se utiliza habitualmente para describir los alimentos que han sido creados mediante la ingeniería genética.

Los productos con GMO no son en general buenos para la salud ni para el medio ambiente. Para la producción de cultivos transgénicos se suelen utilizar pesticidas y herbicidas tóxicos. El glifosato es el ingrediente activo de muchos herbicidas, y ha sido asociado a problemas de salud como el cáncer, problemas digestivos y problemas hepáticos y renales.

4. Conozca las ventajas y desventajas de las distintas formas de entrega

En general, las pastillas son los suplementos más rentables porque permiten al fabricante empaquetar la mayor cantidad de material en un espacio determinado. En esencia, esto le permite conseguir una mayor eficacia por un menor precio en relación con las otras formas. Los pastillas tienden a conservar más tiempo su eficacia durante más tiempo (a menudo 2-3 años). Las pastillas tienen una amplia variedad de formas y tamaños.

A algunas personas les puede resultar difícil tragar pastillas grandes. Sin embargo, pueden triturarse antes de su consumo. Las posibilidades de dosificación no son tan flexibles como las que ofrecen los líquidos y los polvos. Algunos ejemplos de suplementos que normalmente encontrará en forma de pastillas son zincmagnesio, y biotina.


Las cápsulas  son una de las presentaciones más comunes de los suplementos porque son de fácil deglución y se descomponen con rapidez en el estómago.

El verdadero suplemento está contenido en una envoltura fabricada con dos piezas de gelatina (un subproducto de la carne) o una alternativa de origen vegetal que se entrelazan. La cáscara suele ser insípida, de manera que se puede evitar la sensación de mal sabor asociada a algunas pastillas.

Ciertas cápsulas se pueden separar, lo que le da la opción de consumir la totalidad o parte de su contenido en polvo. En el caso de un niño o de alguien que no pueda tragar pastillas, puede ser útil porque puede mezclar el contenido en algo como un puré de manzana o un polvo de proteína batido. Evidentemente, cuando se abre una cápsula, se deja de lado el beneficio de la insipidez.

Las cápsulas suelen ser más caras que las pastillas. Dado que el contenido de las cápsulas no puede ser comprimido adecuadamente, existen limitaciones de espacio y potencia. Por ello, puede ser necesario que tome más cápsulas para conseguir la misma dosis que con las pastillas.

Debido a que las cápsulas tienen menos duración y no son herméticas, no son tan estables como las pastillas. Las cápsulas se pueden ver afectadas por factores ambientales como la humedad. Su vida útil es menor en comparación con otras formas. Entre los ejemplos de suplementos que se suelen encontrar en forma de cápsulas están la vitamina D, el complejo de vitamina B y la L-tirosina.


Las cápsulas blandas s son similares a las cápsulas. Sin embargo, la capa exterior es de una sustancia blanda y contiene una fórmula de suplemento líquida o a base de aceite. Existen cápsulas blandas vegetarianas, pero el tipo más común en el mercado es la cubierta de gelatina.

Dado su contorno suave y su forma flexible, las cápsulas blandas son fáciles de tragar, independientemente de su tamaño. Al estar totalmente sellados, generalmente ofrecen una vida útil más larga que a los líquidos, las cápsulas y los polvos, aunque esto puede depender del contenido real.

Las cápsulas blandas exigen una fabricación bastante avanzada, por lo que su coste puede ser mucho más elevado que el de las pastillas o las cápsulas. También deben ser almacenados con cuidado, ya que son sensibles al calor. Algunos ejemplos de suplementos que normalmente encontrará en forma de cápsulas blandas son omega 3slecitina, y CoQ10.

Las pastillas masticables están pensadas para ser masticadas y luego ingeridas en lugar de tragarlas enteras. Las ventajas incluyen la facilidad para tragar, la estabilidad de una pastilla y la no necesidad de agua para consumirlo.

Como están pensados para ser masticados, el sabor es un factor importante. Por tanto, a menudo contienen azúcar o sabores que una persona preocupada por su salud querría evitar. En comparación con las formas de pastillas y cápsulas, también suelen ser más caras y de menor potencia. Algunos tipos de suplementos que suelen presentarse en forma de pastillas masticables son las multivitaminas para niños, la melatonina yel calcio.

Las gomitas son otra alternativa de suplemento masticable. Pueden resultar útiles si le cuesta tragar o quiere evitar el mal sabor de ciertas opciones de pastillas. Hay que recordar que, para mejorar el sabor, se suelen añadir azúcares y sabores, lo que puede hacer que las gomitas sean una opción menos saludable. Como se prioriza el gusto, también existe el riesgo de que las gomitas se consuman como si fueran caramelos y en cantidades excesivas. Debido a que muchos suplementos para niños se presentan en forma de gomitas, es importante tomar las precauciones adecuadas.

Existen algunas investigaciones que indican que las dosis medias de vitaminas en formato de gomitas suelen ser superiores a las cantidades recomendadas. Las gomitas no resultan tan estables como las pastillas y, dado que puede ocurrir una degradación, los fabricantes podrían añadir una mayor concentración de vitaminas para tener en cuenta esta previsible pérdida de potencia. Además, algunos de los nutrientes incluidos en las formas de pastillas se omiten en las gomitas por cuestiones de sabor. Por ejemplo,&nbsnhierro el   normalmente no se incluye en las vitaminas tipo gomita debido a su sabor metálico.


Los polvos ofrecen una forma práctica para los suplementos que necesitan grandes porciones de nutrientes, como las proteínas. Existe una amplia flexibilidad en la dosis y se pueden combinar varios suplementos a la vez; 

Los suplementos en polvo  se conservan durante mucho tiempo y pueden ser muy rentables. Por supuesto, es necesario mezclarlas con líquido (es decir, agua, zumo o alimentos mezclados).


Los suplementos líquidos  son una buena opción para quienes no pueden o no quieren tragar pastillas. Muchos prefieren los productos líquidos porque creen que se absorben más rápidamente que otras formas. Pero las investigaciones no son concluyentes en cuanto a si esta absorción rápida supone una diferencia nutricional significativa para el organismo.

De hecho, la absorción más lenta puede ser más deseable si se trata de concentraciones más altas. La velocidad de absorción de cualquier nutriente tiene un límite. Si las sustancias muy potentes se suministran rápidamente, el proceso de absorción se puede ver superado y los nutrientes acaban desperdiciándose. Sin embargo, en algunas ocasiones, una absorción más rápida contribuye al efecto deseado del suplemento. Tal es el caso de muchos complementos de pre-entrenamiento o productos energéticos.


Los suplementos líquidos generalmente tienen un precio más alto y una vida útil más corta que otras formas. Muchos contienen azúcar y otros sabores que quizás quiera evitar. También son menos fáciles de transportar que las píldoras y a menudo deben ser refrigeradas;. 

Referencias:

  1. Elliott C. Assessing Vitamins, Minerals and Supplements Marketed to Children in Canada. Int J Environ Res Public Health. 2019;16(22):4326. Publicado el 5 de noviembre de 2019.
 

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Bienestar

¿Las vitaminas liposomales pueden ofrecer más beneficios para la salud?

Bienestar

7 suplementos naturales para optimizar la fertilidad en hombres y mujeres

Bienestar

La clorofila líquida es una tendencia para el cuidado de la piel en este momento — Este es el motivo