beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements

La rutina diaria de un experta en autocuidado

Por Nikia Phoenix

En este artículo:

En tu vida cotidiana, ¿te cuidas a ti misma? ¿Te demuestras amor? ¿Cuándo te tomas el tiempo y el espacio necesario para simplemente respirar? Estas preguntas no pretenden hacerte sentir mal,  tienen  la intención de iluminar las partes de ti que están descuidadas. Para eso sirve el autocuidado. Te recuerda que te aman y mereces amarte. No hablo de dejar el trabajo por un día de spa, aunque eso suena encantador y rebelde. De lo que hablo es de las pequeñas medidas proactivas que puedes tomar que pueden evitar que te derrumbes totalmente.

El aroma de la cálida lavanda inunda la habitación mientras bebo a sorbos mi  esta mañana. Las nubes descienden en del cielo, pero yo me siento llena de un resplandor interior. ¿Por qué? Porque me desperté en paz. No me desperté con el ruido fuerte de una alarma o con las prisas de la mañana. Me desperté con amor, con amor propio. Los pequeños actos de autocuidado que practico regularmente me recuerdan que debo amarme y honrarme a mí misma.  

Mi rutina de autocuidado matutino

Hace tiempo, determiné que mi forma habitual de levantarme de la cama por la mañana me hacía sentir miserable. Me preparaba para tener un mal día. Ya conoces la rutina: la alarma chilla "¡Despierta!" Presionas la función "snooze" demasiadas veces. Cuando finalmente logras salir de la cama, te das cuenta que ya es tarde. No te da tiempo de hacerte una rica taza de café o un té. Te atoras en el tráfico y llegas al trabajo con un poquito tarde. Y claro, tu jefe se da cuenta. Ahora tienes que pasar la primera mitad del día tratando de compensar tu retraso intentando ser un superhéroe. Comes el almuerzo en tu escritorio y terminas quedándote hasta tarde trabajando en un proyecto. Cuando llegas a tu casa te sientes exhausta y miserable. Mientras te duermes después de ese largo día te preguntas: "¿En qué me equivoqué?" Lo peor es que mañana te despertarás y harás lo mismo otra vez.  

Al ser una persona madrugadora, creo firmemente que los rituales de autocuidado empiezan en el momento en que abres los ojos por la mañana. Hace poco mi madre me contó que cada mañana intentaba despertarme suavemente para ir a la escuela, para que no me sintiera apurada y nerviosa. Esta es una práctica que ahora he incorporado a mi vida adulta. No me despierto con una alarma a todo volumen. Utilizo un sonido que me despierta suavemente y que aumenta de volumen a medida que se va apagando. En realidad, nuestro reloj interno detecta cuándo es el momento de levantarse. Nuestra alarma está ahí para garantizar que hemos recibido el mensaje.  

Una de las primeras cosas que hago cada día es mostrar gratitud. En oración y en voz alta digo que agradezco que respire y que tenga una nueva oportunidad de vivir mi mejor vida. Luego veo a mi gato que me calienta los pies y le digo que lo amo. Esa pequeña cosa peluda me muestra afecto y me consuela de forma cómica exactamente cuando lo necesito. Antes de levantarme de la cama, tranquilizo mi mente y medito. Tal vez sea solo por unos minutos, pero me doy ese tiempo para prepararme mentalmente para el día que viene. Otra forma de despejar el desorden de mi cabeza es escribiendo un diario por la mañana y a veces también por la noche.  

A la hora de meterme en la ducha, no me estreso por todas las cosas que se quedaron en mi mente del día anterior. Ya dejé pasar todo eso. Mientras hago mi rutina de belleza en el espejo, y uso mi rodillo de jade para suavizar mis preocupaciones, repito mis afirmaciones como un mantra. “Eres amada. Eres suficiente. Eres valiosa”. Como alguien que ha lidiado con la ansiedad toda la vida, me doy cuenta de que esos rituales de autocuidado matutino realmente me preparan para el éxito.  

Autocuidado durante todo mi día

Una vez que pongo un pie fuera de mi casa, yo ya he establecido el precedente de cómo me gustaría ser tratado por los demás. El autocuidado me enseña a decir lo que pienso en las reuniones de negocios. El autocuidado me recuerda que debo almorzar sin trabajar porque mi cerebro necesita un descanso. También he decidido que necesito salir y dar más paseos durante el día. Estar en la naturaleza es realmente muy terapéutico y me hace feliz.  

Mi rutina de autocuidado nocturno

¿Has oído la expresión "nunca te vayas a la cama enojado?" Lo que puede haber empezado como algo destinado a las parejas, lo he aplicado a mí y a mi día. Lo que sea que me haya estado molestando o dando vueltas en la cabeza, me libero de eso por la noche. Algunas noches me doy un largo baño caliente a la luz de las velas y me relajo de las frustraciones. Otras veces por medio de la escritura del diario o del kundalini yoga, puedo dejar de lado mi monólogo negativo. Antes de dormirme, me froto un poco de aceite de lavanda en el cuello para calmarme. Mis últimas reflexiones al cerrar los ojos son pensamientos de gracia y gratitud.  

Autocuidado durante los fines de semana

Cuidarme mucho significa que he tenido que establecer algunas reglas básicas. Mis fines de semana están estrictamente reservados para el descanso y el juego. Al igual que le ponemos límites a los demás, debemos ponernos límites a nosotros mismos. Hace algunos años decidí que no trabajaría en absoluto los fines de semana. Nada de revisar el correo. Nada de prepararse para el lunes. En cambio, hago cosas para nutrir a mi niña interior. Juntas, yo y mi niña interior, coloreamos, vemos dibujos animados, corremos en el jardín, e incluso hacemos fiestas para bailar. En lugar de preocuparme por la semana que viene, practico rituales que nutren mi alma: kundalini yoga, la lectura de un buen libro, un bonito y prolongado baño y una mascarilla. Es celestial.  

Tómate un momento ahora mismo para consultarlo contigo misma. Fíjate donde puedes sentir tensión. ¿Dónde se originó ese sensación? Concédete la gracia. Está bien sentir lo que estás sintiendo, pero, vamos a redefinirlo. Cambia tu enfoque de lo negativo a lo positivo. ¿Qué puedes hacer ahora mismo para sentirte mejor? Cuando te alimentas de ti misma, cuando te llenas de amor propio por medio del autocuidado, eliminas gran parte de esa ansiedad y sentimientos negativos cotidianos. Liberas tu espíritu y te abres hacia la felicidad.  

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Cuidado personal

How This Esthetician Takes Care of Her Skin as Self-Care

Cuidado personal

How The Pandemic Has Changed The Way I Approach Self-Care

Cuidado personal

How To Start Self-Care If You've Never Done It Before